. . .

Las puertas acorazadas son las más seguras del mercado, incluso superior a las blindadas, principalmente, porque son elaboradas principalmente en acero, lo que dificulta a los ladrones la posibilidad de forzar la puerta. Hoy te vamos a dar a conocer los tipos de puertas acorazadas que podrás encontrar en el mercado, de acuerdo al tipo de cerradura que complementa su seguridad.

Con cerradura antibumping

El bumping es una técnica que brinda al ladrón la posibilidad de abrir una cerradura convencional, en tan solo unos segundos, para los más inexpertos, quizás un par de minutos. No es necesario gastar una fortuna para obtener lo necesario para aplicar esta técnica de robo, de hecho, la llave de percusión es muy asequible y se puede comprar en línea.

A raíz del éxito de esta técnica de robo, el cerrajero del Masnou recomienda preferir el uso de cerraduras antibumping. Éstas están diseñadas de tal manera que no puedan ceder ante las llaves de percusión. Así tu puerta ofrecerá un elevado nivel de seguridad.

Con cerradura de cilindro

Es la que se emplea en las viviendas convencionales. Son cerraduras de seguridad máxima, está compuesta por 4 bulones, aparte del resbalón.

En caso de que el propietario lo desee, este tipo de puertas, al igual que cualquier otra, ofrece la posibilidad de reemplazar el cilindro, así podrá elegir uno que sea de su agrado, y le permita disfrutar de la sensación de seguridad que tanto anhela.

Con cerradura doble

Como su nombre lo indica, cuenta con doble protección. Dispone de una llave principal que cierra por completo la puerta, cuenta con la seguridad que proporciona sus 4 bulones. Por otra parte, la llave secundaria, que se encarga de bloquear el funcionamiento de la llave principal, y para ello, cuenta con dos bulones adicionales.

Tienes la libertad de elegir la combinación de los mecanismos de protección, entre cerradura Borjas y cilindro, o dos cilindros.

Con cerradura antipánico

La puerta antipánico, ofrece la ventaja de cerrar o abrir desde el interior, sin necesidad de usar una llave. Para cerrar, solo tienes que levantar la manilla de la puerta y para abrir, se baja dicha manilla, incluso si han pasado los pestillos.

Pero, si quieres evitar el riesgo de que alguien de la casa abra la puerta de manera accidental, puedes desactivar fácilmente éste sistema, desde el canto de la puerta, y así podrás cerrar la puerta desde adentro, pero no vas a poder abrir.

Con cerradura inteligente

Sin duda, este tipo de puerta cuenta con la máxima seguridad que proporciona la tecnología, aunque también dispone de la llave convencional, de esta manera, en caso de alguna avería o daño del sistema eléctrico, no tendrás problema alguno para entrar o salir de casa.

Podrás adaptar este tipo de puerta a tu vivienda, porque ofrece la posibilidad de programar las funciones de la cerradura, de acuerdo con las necesidades de todos los que habitan en la vivienda, pueden crear sensores maestros, elegir la mejor opción de cierre, por dar algunos ejemplos.

Close
error: Content is protected !!