. . .

Los dispositivos de seguridad son muchos, se encargan de proporcionar tranquilidad al entorno donde fueron colocadas, son variados y estos permiten a la persona que lo tiene tener la confianza de que sus bienes, su vida y la de los suyos está protegida.

Los métodos que se pueden utilizar para resguardar dichos bienes dependerán en gran manera así qué está dirigido, por ejemplo para una vivienda, un vehículo, una empresa, o cualquier otro sitio, por ello es de vital importancia su revisión y mantenimiento periódico.

El mantenimiento va a permitir que la vida útil con que fue fabricado el dispositivo sea efectiva y hasta se pueda prolongar en el tiempo. Lo ideal es hacer mantenimiento preventivo o en su defecto correctivo, en vez de tener que cambiar o perder la pieza en cuestión.

Puede que las llaves se atasquen porque no están funcionando de la manera esperada, que no entren de forma correcta en la cerradura, como también cueste para que las puertas abran. Entonces ¿qué hacer en estas circunstancias? 

El mantenimiento correcto de una cerradura

Para evitar que una cerradura se atasque, una llave llegue a partirse dentro del bombín, la misma no calce de manera apropiada, es necesario realizarle la limpieza oportuna a las cerraduras, y a todos los sistemas seguridad que se tengan en el área a resguardar.

Puede que inclusive el mismo usuario está en la capacidad o condiciones de realizar dicho mantenimiento. Si no es así y se prevén dichas situaciones de deterioro, lo ideal es llamar a un cerrajero en el Raval que con su práctica y experiencia, lo realice.

Según sea el sistema de seguridad que se tenga el mantenimiento variará. Si son sistemas electrónicos o de domótica, lo más recomendable es que la empresa o el profesional que lo instaló, sea el que lo realice.

Por el contrario si son sistemas de seguridad manuales, el desmontaje dependerá del mismo. Se puede usar polvo de grafito, es lo recomendable, así se evitará cualquier desperfecto a futuro. Dicho polvo permitirá que la cerradura no se atasque o cree películas de grasas.

La importancia del mantenimiento

Por nada se recomienda usar grasas, esto creará películas más gruesa que impedirán que las llaves funcionen de manera correcta. O se atasquen, sin permitir solucionar el problema, este es el método más  frecuente usado por los propietarios.

Para que las cerraduras o sistemas de seguridad estén siempre operativos, es vital realizarles su mantenimiento por lo menos cada tres (03) meses, a menos que los expertos indiquen lo contrario, esto con respecto a las manuales.

Si los sistemas son domóticas dependerán de la empresa o el experto que ha prestado el servicio. Esto debería está estipulado en el contrato que se realiza, detalle del cual el comprador debe estar al pendiente, al igual de si dicho sistema posee garantía.

En conclusión para que todo sistema de seguridad este operativo y preste el servicio adecuado, el usuario debe estar pendiente de que se realice el mantenimiento que se requiere, y en el tiempo recomendado por el cerrajero.

Close
error: Content is protected !!